Loading...

Nuestra historia

Cuando en 1881 Félix Azpilicueta Martínez creó la bodega en un pequeño viñedo de Fuenmayor, se convirtió en un pionero.

Esta bodega es origen y es tiempo. Tiempo que va despacio para nutrir la tierra y fortalecer las cepas y que se casi se detiene para madurar los vinos. Tiempo aliado. Tiempo invertido en quehaceres y labores de campo, en sofisticadas investigaciones vitivinícolas, en el simple hecho de esperar. Y sobre todo, tiempo liberado para que tú puedas disfrutar de un momento inolvidable, del placer de una compañía agradable y de un buen vino. Tiempo para vivir el tiempo.